• Document: CAPÍTULO 1 PRIMEROS PASOS
  • Size: 44.59 KB
  • Uploaded: 2019-05-16 08:41:36
  • Status: Successfully converted


Some snippets from your converted document:

CAPÍTULO 1 CAPÍTULO 1 PRIMEROS PASOS INTRODUCCIÓN Seguro que alguna vez te has preguntado por qué los colores y la gama tonal de la imagen que estás viendo en el monitor no salen igual en las copias que te entrega el laboratorio. O por qué tu cliente o amigo no ve la imagen en su monitor igual que tú en el tuyo. O por qué narices (por no utilizar otras palabras) los visitantes de tu página web te dicen que las fotos tienen un color “raro”. Bien, pues lo más probable es que todo ello se deba a que tienes el monitor sin cali- brar. Calibrar bien un monitor no es imposible, ni mucho menos, pero conlleva ser meticuloso, aprender ciertos conceptos básicos y tener las herramientas adecuadas. Quizás lo primero que debes hacer es empezar a olvidarte de algunas de esas “leyendas urbanas” que corren por ahí sobre este tema. Algunas dicen que hay que llevar el monitor al laboratorio fotográfico de con- fianza, para que lo calibren allí y así las copias coincidan en color y densidad con lo que se ve en pantalla. Otras aseguran que hay que con- figurarlo todo a “sRGB”. Muchos fotógrafos y laboratorios fotográficos creen que entregando una copia en CD e impresa a un cliente, éste puede sentarse delante de su monitor e ir tocando sus ajustes hasta con- seguir que se vean iguales. Si eso fuera así de sencillo, no habría sido necesario escribir este libro... Por otro lado, en Internet hay multitud de artículos sobre la calibración del monitor, muchos con incorrecciones (la mayoría norteamericanos). 2 CAPÍTULO 1 Por si fuera poco, es bastante optimista pensar que siguiendo a pies juntillas las indicaciones de los programas puedes conseguir un resulta- do perfecto. Curiosamente, ni siquiera los programadores que los crea- ron tienen que saber cómo se calibra (son programadores, no especialis- tas en imagen). Detrás hay un experto en el tema, que es el que da directrices al programador, pero entre las instrucciones dadas y el pro- grama final, suele haber diferencias. Además, entre expertos también suele haber ciertas discrepancias en algunos aspectos puntuales (y a ve- ces no tan puntuales). Personalmente, suelo respetar más a los que tie- nen más experiencia en el trabajo profesional real, que no suelen ser los que asesoran a los programadores... Este libro pretende mostrar cómo hacer una calibración de alta calidad. Es el resultado de un prolongado estudio personal y de una intensa experiencia calibrando multitud de monitores para requisitos profesio- nales, tanto mediante programas como con aparatos de gran precisión. Si consigo ayudarte en esta tarea, me daré por satisfecho. ¿DE QUÉ VA ESTO? Quizás lo primero que convendría aclarar es que , con frecuencia se dice que se "calibra" un monitor cuando se ajusta, aunque lo que realmente se hace es “calibrar” primero y “perfi- lar” o “caracterizar” luego, que son cosas muy diferentes. Como no se concibe una calibración de un monitor sin un perfilado, siempre se hacen juntos. Por lo tanto, a menudo se utiliza el nombre de la primera fase para referirse al proceso completo, como el título de este libro, aunque no es del todo correcto. De hecho, es muy posible que, aunque sepamos que es incorrecto, sigamos denominándolo así, porque todos entende- mos a qué se refiere: a ajustar un monitor de la mejor manera posible. PRIMEROS PASOS 3 Es un caso parecido al del fotómetro de la cámara, que todos denomi- namos “fotómetro” (yo también me incluyo), cuando en realidad el término más correcto es “exposímetro”. La diferencia es que el fotó- metro (o luxómetro) mide la cantidad de iluminación (y no tiene por- qué traducirlo a valores de exposición fotográficos), mientras que el exposímetro sí que lo hace, por lo que es más preciso llamarlo así. De todas formas, es sólo una corrección que nunca está de más aclarar. Por eso, lo correcto sería decir que se “ajusta” o “afina” el monitor, para evitar usar la misma palabra para el proceso completo y para la primera fase. Así pues, a partir de ahora, utilizaré la palabra “ajustar” para referirme al proceso completo, y “calibrar” para la primera fase. Pues bien, calibrar, según una de las definiciones, es dejar un dispositi- vo en su estado óptimo de funcionamiento. Calibrar es necesario por- que todos los aparatos comienzan a cambiar ligeramente su funciona- miento a medida que se usan. Por ejemplo, con el volante recto, un coche deja de ir recto a medida que pasa el tiempo, y con el acelerador a fondo va dejando de entregar esos 100 caballos que prometía su pu- blicidad. Un monitor, con el tiempo, va teniendo un blanco que cada vez es menos blanco debido al desgaste de los fósforos y su gris medio cada vez se parece más a cualquier cosa menos a un gris medio. Cali- brarlo es reajustar sus principales parámetros para conseguir que, día tras día, s

Recently converted files (publicly available):