• Document: EL LIBRO DE LAS REVELACIONES
  • Size: 428.01 KB
  • Uploaded: 2019-03-13 18:15:57
  • Status: Successfully converted


Some snippets from your converted document:

EL LIBRO DE LAS REVELACIONES 1 SECCIÓN PRIMERA. Recibida el 19 de Noviembre de 2010, en horas de la madrugada, largamente pasadas las tres de la mañana; mientras me hallaba meditando las Sagradas Escrituras en mi lugar de trabajo; me hallé entonces en el Espíritu, y el Ángel del Señor, de modo calmo y paulatino, vino a mí, diciéndome, ‘Escucha la Palabra de Dios, y escríbela por vez primera.’ 1. He aquí, Yo soy el Comienzo y el Fin, Alfa y Omega, la luz y la vida del mundo; 2. Soy el Unigénito, el que ha sufrido como nadie ha sufrido ni volverá a hacerlo; y Yo te he visto padecer y yacer en desgracia desde tus primeros años, 3. Y has sido castigado y vencido, y humillado; y herido, y empobrecido, hasta el tiempo señalado, en el fin de tus días sobre la tierra; pero no has negado Mi Nombre, 4. Y yo extendí Mi mano y te restauré en dignidad. 5. Y así te llamo ahora, no por tus méritos, pues no hay otros que los Míos, dice el Señor, aunque ardan y duelan tus entrañas y tu cuerpo; pero no has podido dejarme, como no lo pudo Mi Siervo, Jeremías Profeta. 6. Y no hay otra sangre derramada sobre la tierra que la sostenga, sino la Mía. 7. Siervo de Dios, levántate y profetiza, y lleva el mensaje del Tiempo del Fin, el Evangelio Eterno. 8. Tuyo es Mi Sacerdocio según el Orden del Hijo de Dios; y aún más te daré, si eres fiel, y cumples aquello para lo que te he llamado. 9. Enseña lo que di a Joseph y a James; Yo, Ahmán, aún el Santo Hijo de Dios, 10. Te entrego las Llaves de las Revelaciones y Misterios; mas retenlas y guárdalas por ahora, ya que están selladas. El que tenga oídos para oír, que oiga; mas según Mi sabiduría y Mi propio tiempo, y no por doctrinas de hombres ni mandamientos de muerte. 11. Línea sobre línea; luz sobre luz, palabra tras palabra. 12. Es la Gracia de Mi Padre, y el Poder del Santo Sacerdocio, el que dispensé en la vida premortal, según revelé, y así está escrito en el Libro de Mormón, a Mi Siervo Alma, 13. Pues nadie lo recibe en la tierra si antes no se le ordenó en la fundación del mundo. 14. Por tanto no rebautizarás ni volverás a ordenar a los Élderes y Sumos Sacerdotes, ni a los del Sacerdocio Aarónico que Yo quiera enviar, en tanto tengan el testimonio, y el conocimiento, y tú los pruebes; y esto será por revelación. 15. Pues el Sacerdocio antecede a la Iglesia, y la crea, y ministra aún antes que ella sea organizada, como lo hicieron Joseph y Oliver; y aún ministra, aunque no haya ninguna Iglesia organizada según Mis leyes. 16. Porque la Iglesia procede del Sacerdocio, y no el Sacerdocio de la Iglesia. 17. Pero los confirmarás, y renovarás en ellos el Bautismo del Espíritu Santo y fuego, que purga la sangre, 18. Y profetizarás sobre ellos, y sellarás la profecía. 19 Porque después del Sacerdocio, en la perseverancia, no hay más muerte. 20. Y todo se consumará por revelación. 21. Mi Sacerdocio será enaltecido entre los hombres; que los Diáconos cumplan aquello que prescriben las Escrituras, según lo ordeno; y los Doctores se perfeccionen en el estudio y exposición de Mi Palabra en las Escuelas del Sacerdocio Menor; y sea cada uno ordenado según sus dones; y los Presbíteros se ocupen de sus funciones temporales, bajo el Obispo; más cuando deban asistir a los Élderes, lo harán según lo establezca el Quórum del Sacerdocio de Melquisedec, que gobierna bajo el Oficio Profético en cada una de las Ramas, bajo su Presidencia. 22. El Sumo Sacerdote es Evangelista, Profeta de su porción, Hijo de Dios en Jesucristo, y Apóstol local; y los Setenta de la Rama no han de ser Sumos Sacerdotes, mas Élderes organizados por los Apóstoles del Señor, cuando venga Aquel que los llame; y su Quórum será presidido por un Apóstol; y si no hubiera Apóstol, en tanto se espera al Elegido, y Santo y Fiel, que pondrá en Orden la Casa del Señor, no serán llamados; y la Obra será emprendida por los Élderes de la Iglesia, bajo la dirección del Sumo Sacerdote Presidente. 23. Y no obstante el Nombre que te di para la Iglesia, ministra por ahora con el poder y la autoridad del Sacerdocio, hasta que Yo quiera enviarte a otros obreros de Mi viña; y cuando así sea, actuaréis como un cuerpo del Sacerdocio, en tanto Yo no disponga otra cosa. 24. Y permaneciendo aún en el Espíritu, escuché las palabras del Ángel del Señor; y él me dijo: 25. Emplearás en la Iglesia, como Ley de ella, las Doctrinas y Convenios que se entregaron a la Iglesia de Utah; y no darás autoridad, salvo la Histórica, a la Sección 136, y esto en tanto llama a Lago Salado una Estaca, y no Sión, ya que así es; ni a las ‘Declaraciones Oficiales.’ Pues todo esto no ha venido de Mí, dice el Señor; y puedes emplear también, acudiendo a las faltantes, aquellas de la Iglesia que llevó 2 el Nombre de Reorganizada, hasta la S

Recently converted files (publicly available):