• Document: Epistaxis. Consideraciones generales y manejo clínico Marcela Hernández V, Carlos Hernández A, Juan Pedro Bergeret V.
  • Size: 177.33 KB
  • Uploaded: 2018-12-07 19:23:07
  • Status: Successfully converted


Some snippets from your converted document:

54 ARTÍCULO DE ACTUALIZACIÓN Cuad. Cir. 2005; 19: 54-59 Epistaxis. Consideraciones generales y manejo clínico Marcela Hernández V, Carlos Hernández A, Juan Pedro Bergeret V. RESUMEN La epistaxis es un signo clínico extremadamente frecuente y una preocupación constante para el médico en los servicios de urgencia, pudiendo presentarse tanto en niños como en adultos, con una mayor incidencia entre los 10 y 13 años, y en la población mayor de 50. La importancia deriva de su frecuencia y de su potencial gravedad, ya que puede llevar a alteraciones hemodinámicas, que requieren incluso hospitalización. De ahí, la necesidad de conocer la irrigación nasal y los diferentes métodos para cohibir todo tipo de hemorragia, siendo además importante tratar de buscar la causa que la produce, para asegurar un tratamiento eficaz. En este artículo se presenta su clasificación y se explican algunos procedimientos para solucionar el problema, no olvidando que se trata de un signo y no de una enfermedad. (Palabras claves/Key words: Epistaxis/Epistaxis; Manejo clínico/Clinical management; Taponamiento nasal/Nasal packing). GENERALIDADES que hacen que este signo se presente con tanta frecuencia 1 . Es, por lo tanto, de interés para Se entiende por epistaxis a la pérdida de todos los profesionales de la salud y en especial sangre de cualquier magnitud proveniente de los para aquellos que trabajan en atención de vasos de las fosas nasales, precisándose esto urgencia, conocer sus aspectos generales en para diferenciarlo de la sangre que también se cuanto al manejo y tratamiento. exterioriza por la nariz, pero cuyo origen es de otras localizaciones. FISIOLOGÍA NASAL Uno de los primeros conceptos importante Cuatro son las funciones principales de las es definir a la epistaxis como un signo clínico y fosas nasales: no como diagnóstico, de manera tal, que obliga − Función respiratoria: sirve como vía aérea, siempre a investigar la enfermedad o causa que al paso del aire que va y viene de los pulmones. la produce. − Filtro de partículas. La prevalencia de la epistaxis alcanza a 10- − Función olfatoria. 15% de la población general1 , encontrándose su − Función acondicionadora: humedifica y mayor incidencia entre los 10 y 13 años y calienta el aire inspirado, para que éste mayores de 50 años. Se presenta en la mayoría llegue en las mejores condiciones hasta los de los casos en escasa cuantía y de resolución alvéolos. espontánea, pero en ocasiones, estos episodios pueden alcanzar mayor gravedad poniendo en ANATOMÍA VASCULAR NASAL riesgo la vida del paciente2 . Las fosas nasales están irrigadas por un La ubicación de la nariz como apéndice que doble sistema vascular terminal proveniente de sobresale en el centro de la cara sujeta a todo las arterias carótidas interna y externa. tipo de traumatismo y su abundante El sistema carotídeo interno a través de la vascularización son los hechos más importantes arteria oftálmica que penetra por la hendidura Servicio de Otorrinolaringología, Hospital Clínico Regional de Valdivia. Epistaxis. Consideraciones generales y manejo clínico.M. Hernández et al. 55 esfenoidal da origen a las arterias etmoidales La irrigación de las fosas nasales es de tipo anteriores y posteriores que penetrando al terminal, en la que en el adulto el 70% de la etmoides irrigan, principalmente la zona alta del sangre proviene del sistema carotídeo externo a tabique nasal y la pared lateral de la fosa nasal través de la arteria maxilar interna1 . respectiva. La arteria etmoidal posterior penetra a 3 a CLASIFICACIÓN 7 mm por delante del nervio óptico, desciende Las dos clasificaciones más importantes desde la lámina cribosa irrigando el cornete son de acuerdo a: superior y zona alta del tabique. La arteria etmoidal anterior, de mayor calibre, penetra - Ubicación anatómica (Tabla 1). desde la órbita a las celdillas etmoidales por el - Etiología: locales y generales (Tabla 2). agujero etmoidal anterior y va irrigar el tercio anterior del tabique y de la pared lateral de la De acuerdo a la ubicaci

Recently converted files (publicly available):