• Document: LOS ZAPATOS DE CHAROL
  • Size: 105.68 KB
  • Uploaded: 2019-06-13 01:52:45
  • Status: Successfully converted


Some snippets from your converted document:

LOS ZAPATOS DE CHAROL H ace ya muchos años, en un lugar lejano vivía una familia bastante acomodada, era un matrimonio que no tenia hijos, el único heredero de este matrimonio tan rico era un primo hermano, que además de su apariencia ruin y desgarbada era muy avaricioso, no veía el momento de que sus parientes pasaran a mejor vida para poder vivir a cuenta de la gran fortuna que le esperaba. Pero como la vida da muchas vueltas y a pesar de la edad del matrimonio, un buen día la esposa comunicó a su marido que iban a ser papas y además por partida doble. La alegría inundó aquella casa y al cabo de unos meses nacieron dos niñas preciosas, no se parecían en nada una era rubia y los ojos azules mientras la otra era morena y con los ojos color miel y enormes, su carácter era muy dulce, siempre tenían la sonrisa en los labios, provocaban la admiración de todas las personas que las conocían y de alguna manera todos deseaban que sus hijos se parecieran ellas. Como la familia era influyente en la región, hicieron una gran fiesta, invitaron a todas las personas importantes de la comarca, así que el día del bautizo los salones de la casa estaban llenos de personajes de todo tipo, unos mas sofisticados, otros extravagantes, otros que pasaban inadvertidos, todos asistieron a la Los Zapatos de Charol Los cuentos de la maragata ceremonia del bautizo y festejaron después por todo lo alto con un gran banquete el acontecimiento. Ni que decir tiene que la sala contigua estaba a rebosar de regalos de todos los tamaños y colores, objetos muy valiosos, muñecos traídos de todos los rincones del país, infinidad de juguetes, cuando en un rincón llamo algo la atención de la mama, eran dos pares de zapatitos de charol de un rojo intenso. ¡OH! Que regalo más pobre exclamó el pariente de los felices padres, -para nada dijo la mama-, algún día podrán bailar con ellos y se divertirán ya lo veras. Y aunque a la madre le pareció bien el regalo lo encontraba un poco extraño, se agachó y los estuvo mirando, entonces se percato que por un lateral, debajo de la caja había una nota, la cogió y la desdoblo, en su interior rezaban estas palabras: “Sed bien venidas a este mundo y aunque la vida os dé alguna vez la espalda si conserváis este regalo, siempre guiara vuestros pasos y os señalara el camino correcto”. La mama se quedo pensativa, no sabía lo que querían decir aquellas palabras, de todos modos se guardo la tarjeta para comentarlo después de la fiesta con su marido. Siguió mirando regalos seguida por su pariente que iba detrás de ella, la envidia le consumía por dentro hasta el punto que comenzó a dar vueltas a la idea de deshacerse de las niñas, no iba a perder la fortuna que ya consideraba suya por culpa de aquellas mocosas. Fue transcurriendo el tiempo y las niñas cada día eran más bonitas, los felices padres festejaban cada cosa nueva que hacían, dieron sus primeros pasitos, aprendieron a utilizar con destreza sus dientecillos, desde bien pequeñas las dos aprendieron a sujetarse encima de un pony, lo cual les encantaba, estaban tan altas que les hacía sentirse importantes y muy mayores. Eso sí, el animal era una www.cuentosmaragata.es 2 Los Zapatos de Charol Los cuentos de la maragata bendición pues las niñas lo mismo estaban subidas en su lomo que le pasaban por debajo, o le tiraban de su hermosa cola blanca y el animal ni se inmutaba, al contrario parecía querer jugar con ellas. Un buen día la madre encontró los zapatos de charol rojos en un armario, llamó a Noelia y a Karla, -venid niñas les dijo-, las mando sentarse en una silla y les colocó los zapatitos a cada una de ellas. De momento a las niñas les sorprendió vérselos puestos pero luego no se los quitaron en todo el día parecía que fuesen mágicos y corrieron y bailaron con ellos dando saltitos, la actividad de las niñas ese día fue frenética. Por la noche se sentían totalmente felices, así que los zapatos de charol rojos se convirtieron en la novedad y les llegaron a coger tanto cariño que solo se los quitaban para dormir a regañadientes. De vez en cuando recibían la visita del siniestro primo que fingía quererlas mucho e incluso les traía algún regalo que normalmente no solía gustar a las niñas y siempre acababa tirado en algún rincón. Este hecho enfurecía mas al pariente, que ya estaba más que harto de contemplar aquellas dos criaturas horripilantes que se estaban quedando con la fortuna que le tocaba a él, o al menos eso creía el desafortunado pariente. En una de sus visitas anunció a sus tíos que se iba de viaje y duraría unos cuantos meses en volver. La verdad es que la noticia en lugar de preocuparlos les alegro mucho, durante una buena temporada no tendrían que aguantar su presencia ni sus malos modales, hasta las niñas estaban mas contentas, cada vez que el primo aparecía solo el hecho de mirarlas

Recently converted files (publicly available):