• Document: La Promesa de Gabriel de Sylvain Reynard Del exitoso autor Bestseller del New York Times Sylvain Reynard regresa con la cuarta entrega de la querida serie del Infierno de Gabriel. Cuando G...
  • Size: 336.51 KB
  • Uploaded: 2021-07-25 19:10:04
  • Status: Successfully converted


Some snippets from your converted document:

La Promesa de Gabriel de Sylvain Reynard Del exitoso autor Bestseller del New York Times Sylvain Reynard regresa con la cuarta entrega de la querida serie del Infierno de Gabriel. Cuando Gabriel y Julia Emerson ven por primera vez a su hija recién nacida, Clare, se dan cuenta de la vida como la conocen, ya nunca será la misma. Gabriel ha prometido ser un buen padre cuando de repente recibe una invitación para dar una serie de conferencias en Edimburgo, Escocia, una oportunidad de alto prestigio, pero eso significaría dejar a su esposa e hija en Boston. Dudando de mencionarlo, le oculta esta oportunidad a Julia todo el tiempo que puede, sin saber que ella tiene su propio secreto. Cuando surge una situación aterradora que amenaza a su nueva familia, ambos padres deben hacer sacrificios. Con la familia en peligro, la inminente pregunta sigue siendo: ¿Gabriel continuará su conferencia en Edimburgo, dejando a Julia y Clare vulnerables en Boston, o abandonará la oportunidad de su vida para garantizar la seguridad de su familia? La Promesa de Gabriel Prólogo 1313 Verona, Italia E l poeta hizo una pausa, su pluma flotando como un pájaro ansioso sobre el pergamino. Las palabras que había puesto en la boca de su amada eran convincentes. Incluso la tinta lo condenó. Al escribir Purgatorio, se había visito obligado a reexaminar su vida acerca de las repercusiones de su muerte. Su homenaje a Beatrice fue a la vez homenaje y penitencia. Pero este no fue el final. No, la muerte de Beatrice no fue el final de su amor. Él la amaba aún y al amarla se transformaría. El pájaro de su pluma volvió al pergamino, dando voz a su pérdida. No había sido digno de ella en esta vida. Pero tal vez, en la próxima. . . "Gira, Beatriz, oh, mira tus santos ojos" Tal era su canción, "a tu fiel, ¿Quién te tiene que ver tantos pasos? En gracia, haznos la gracia que desvelas Tu rostro hacia él, para que pueda discernir La segunda belleza que ocultas”. Aquí estaba su amada ahora, hermosa y resplandeciente. Su amor permaneció, pero había cambiado. Y al cambiar, se profundizó y se convirtió en la materia de la eternidad. El poeta contempló la ciudad de su exilio y lloró por su hogar. Lloró por Beatrice y lo que no había sido. Esperaba lo que estaba por venir. Su amor lo había señalado más allá de ella misma, más allá de su amor terrenal, hacia algo trascendente, perfecto y eterno. Prometió, incluso mientras purgaba su alma, que las palabras que escribió serían proféticas y que todas las promesas que le hizo se cumplirían… Capítulo uno Septiembre 2012 Hospital Mount Auburn Cambridge, Massachusetts E l profesor Gabriel O. Emerson acunó a su hija recién nacida contra su pecho. Estaba reclinado en una silla junto a la cama de hospital de su esposa, donde ella dormía. A pesar de las protestas del personal de enfermería, se había negado a colocar al bebé en el moisés. Estaba más segura en sus brazos, descansando sobre su corazón. Clare Grace Hope Emerson era un milagro. Había rezado por ella en la cripta de San Francisco en Asís, después de haberse casado con su amada Julianne. En ese momento, no había podido concebir un hijo, como resultado de su odio a sí mismo. Pero con Julianne a su lado, como su Beatriz y su esposa, había rezado. Y Dios había respondido a su oración. El bebé se acomodo y movió la cabeza. Gabriel la sostuvo con seguridad, su gran mano cubriéndole la espalda para poder sentir el ritmo de su respiración. "Te amamos desde antes de que nacieras", susurró. "Estábamos tan emocionados de que vinieras". En ese momento, ese momento tranquilo y emotivo, Gabriel tenía todo lo que siempre había deseado. Si él hubiera sido Dante, ya no era Dante, porque Dante nunca conoció el placer de casarse con Beatriz o de dar la bienvenida a un bebé nacido de su amor. El poeta en él reflexionó sobre los extraños acontecimientos que lo habían llevado desde las profundidades de la desesperación hasta las alturas de la bendición. "Apparuit iam beatitudo vestra", citó con sinceridad, agradeciendo a Dios que no había perdido a su esposa e hija, a pesar de las complicaciones durante el parto. El espectro de su padre se entrometió en su felicidad, provocando una promesa espontánea "Nunca me iré. Estaré aquí con ustedes dos, mis queridas niñas, mientras viva”. En la oscuridad de la habitación del hospital, Gabriel decidió proteger, amar y cuidar a su esposa y su hija, sin importar el costo. Sylvain Reynard Sylvain Reynard es un autor canadiense Bestseller del New York Times y del USA Today con nueve libros, incluyendo las series El infierno de Gabriel, La saga Florentina y El hombre del traje negro.

Recently converted files (publicly available):