• Document: EL FABRICANTE DE RISAS
  • Size: 1.95 MB
  • Uploaded: 2019-03-14 00:47:45
  • Status: Successfully converted


Some snippets from your converted document:

EL FABRICANTE DE RISAS ILUSTRACIONES DE ANDRÉS JU LLIAN EDITORIAL ANDRÉS BELLO Barcelona • Buenos Aires • México D.F. • Santiago de Chile 1 LOS TIRITONES DE BLU Bla, Bli y Blu pertenecían a la gran tribu de la Gente Pequeña que vive bajo hierbas y matorrales en los bosques húmedos. Son invisibles a los ojos humanos; cuando campesinos o niños invaden los lugares secretos en que habitan, toman la forma de hongos o liqúenes de esos que bordan los troncos de los árboles. Una mañana, al caer la primera hoja en el gran Bosque, un escalofrío recorrió la espalda de Blu. —No me digas que ya se acerca el otoño —tiritó. Su compañera, la dulce y habladora Bla, protestó: 2 —No me digas que vas a quejarte por cada hoja que cae. —¡Ay! Cada hoja me da un pellizco en la espalda. —¡Qué manera de exagerar! Piensa en los brillos del verano, sus rayos pinchan gotas de rocío y saltan colores. Bla habló largo rato contando los placeres del verano: —Uno, el columpio del viento; dos, los baños en las pozas de agua; tres, las frutillas silvestres, cuatro... Blu sonrió tres veces y fue como despedirse del sol. —Ay, no sigas, es demasiado perder el cuatro durante el largo invierno. Al ver la cara nublada de su esposo, Bla salió a dar un paseo. —Visitaré a Bli —anunció abriendo la puerta de la casa calabaza en que vivían. Se alejó bajo las hierbas con pequeños "pasos de ganso", es decir, balanceándose de lado a lado y poniendo las manos sobre su cabeza. Cada vez que Blu empeza- ba a quejarse, Bla salía a pasear dando "pasos de gansito" para echar a un lado penas y preocupaciones. Hasta los res- 3 fríos mejoraban con esta manera de caminar. De repente algo cruzó por delante de ella en el sendero: una sombra rápida que giró en seguida y agitó alas detrás suyo, ocultándose. Bla se dio vuelta con rapidez y sorprendió a Piti, el tordo de las cien melodías. —¡Ea,ea! ¿Por qué te escondes? —¡Ea, ea! Porque no quiero decirte adiós —replicó el pájaro haciendo vibrar sus plumas negras. —¡Ea, ea! ¿Acaso te vas de viaje? —Cuando se acaban los frutos del verano, me voy al norte a picar algarrobas1 y tamarugos*. —Por favor, antes de irte, anda a cantarle a Blu, que se pone triste cuando se anuncia el invierno. Pero no le digas adiós, dile: ¡ea, ea, hasta otro día! —¿Y por qué no emigra, como yo, que voy detrás del sol? —Es buena idea, pero tampoco le gusta viajar. Ea, te regalaré la mitad de mi cosecha de maíz si durante una semana vas a cantar junto a mi casa calabaza. —Es mucho tiempo; si Blu se acostumbra a mis cantos, después me echará de menos y se pondrá más triste. No me gustan las despedidas. —Tienes razón, a mí tampoco. Voy donde el anciano Bli, a ver si me da un remedio para Blu. —¡Ea, ea! —gritaron al mismo tiempo, y ese fue su adiós. El tordo dejó un rastro de melodías tras él. Bla ya no siguió dando pasos de ganso, porque la música alivió sus preocupaciones. 1 Las palabras que, a lo largo de esta historia, se señalan con asterisco, aparecen definidas en el glosario que se incluye en las últimas páginas. 4 El mago Bli vivía al otro extremo del bosque, en una pequeña cabaña de hojas secas. Era muy anciano; usaba un gorro puntiagudo y, al caminar, se pisaba la blanquísima barba con sus babuchas puntudas. Bla oyó sus risas desde lejos. Al acercarse, vio que Bli echaba risas de distinto colorido en pequeños frascos de cristal: rosadas, de primavera; rojas, de verano; amarillas, de otoño, y azules, de invierno. Por cierto, sonaban de manera muy diferente: Tin-tin-tin, las rosadas; jo-jo-jo, las rojas, cra-cri-cra, las amarillas; y tiri-tiri-tiri, las tiriritonas azules. —¡Ea, ea! —saludó Bla, riendo al contagiarse con las risas que embotellaba Bli. —¡Ea, ea! —contestó el anciano Bli entre carcajadas, y explicó—: Estoy en plena tarea, fabricando mis conservas. —Ya lo veo y lo oigo. Las risas son tus mermeladas —gritó Bla sin parar de reír. —¿A qué se debe tu visita? —Busco un remedio para Blu. Le ha vuelto su pena de otoño. —Malo, malo. ¿Qué remedio te di el año pasado? —Le llevé un frasco azul con risas invernales. Le hizo bien durante un tiempo, pero este año la enfermedad le volvió con más fuerza. Le duele cada hoja que cae. —Mmm... Tendremos que probar con un frasco rosado, entonces. Veremos si las risas primaverales lo sanan de una vez. —¿No sería bueno mezclar todas las risas en un solo frasco? 5 —Podr

Recently converted files (publicly available):